1. Enjuaga muy bien. En el caso de tu toalla de tela enjuaga hasta que no salga sangre.
2. Enjabona y vuelve a enjuagar.
3. Deja secar muy bien al sol o a la sombra. Después de haber lavado tus productos muy bien, puedes complementar su limpieza metiéndolos en la lavadora.
TIP: En el caso de tu toalla de tela, es normal que se manche un poco. Para desmancharla, puedes dejarla remojando en agua con un poco de jabón de 2 a 3 horas después de realizar su proceso de limpieza. Verás que la mancha desaparece. Puedes realizar este proceso cuando finalice tu menstruación para que tengas todas tus toallas disponibles durante tu periodo o puedes hacerlo cada vez que te cambies.
¡Te has incrito satisfactoriamente!