Kamasutra Lésbico: Guía para ser una experta en este arte erótico

Escrito por Lovela @lovelacol

El Kamasutra es un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual humano. Nos sumerge en una gran cantidad de distintas posiciones para avivar las llamas de cualquier pareja.

A lo largo de los años, como todo avanza y trasciende, ha recibido diferentes actualizaciones e interpretaciones, adaptándose a estos nuevos tiempos.

Por eso, en la actualidad nos encontramos con versiones como el Kamasutra lésbico, que es precisamente una adaptación que invita a las mujeres lesbianas a vivir su sexualidad sin tabúes, con más intensidad y sin ningún tapujo.

Así que otra vez, los prejuicios quedan en la puerta.... ¡Comenzamos!

Si estás leyendo estas líneas es porque probablemente te estás iniciando en una relación lésbica, o quieres implementar nuevas posiciones con tu pareja. Y si es por curiosidad, no pasa nada, el conocimiento jamás sobra ¿Cierto?

A lo que vamos…

Guía para ser una experta en este arte erótico.

Estas posturas lésbicas te permitirán disfrutar al máximo de cada sesión íntima, y sin duda llegarás armada para el próximo encuentro sexual.

Estas son las Mejores poses sexuales para disfrutar entre mujeres:

Perritas.

Esta es una postura que resulta rápida, fácil y cómoda. Para esto, una de las chicas se pone en cuatro, y la otra se pega a ella apoyada en sus rodillas y la penetra con sus dedos o manos.

En esta posición puedes incorporar algunos juguetes sexuales eróticos de Lovela, vibradores dobles o de punto G, ya que esta posición permite una buena y profunda penetración.

Así que mientras estás penetrando a tu compañera que está en cuatro, puedes ir estimulando tu propio clítoris con el movimiento, y viceversa.

El 69.

El sexo oral es protagonista en las sesiones íntimas lésbicas, lo ideal es que sea mutuo y que cada una se esmere lo suficiente para conocer la mejor forma de dar sexo oral a su compañera.

Para esta postura sexual, una de las chicas se acuesta boca arriba, con las rodillas flexionadas y las piernas separadas mientras que la otra se pone en cuatro sobre la otra pero en posición invertida, es decir, la cabeza de cada una queda mirando la vulva de la otra. En esa posición se hacen sexo oral mutuamente.

Penetración con los dedos

Si quieres disfrutar de una experiencia plena y no quieres incorporar juguetes sexuales, entonces las siguientes posiciones son para las dos. La penetración y el placer se hará con los dedos, es decir, todo será natural.

Para esto te recomendamos incorporar el antifaz lovela, que te permitirá bloquear la vista de tu compañera para una marturbación única, diferente y que estimule todos los sentidos.

Tendrás a tu pareja tumbada ante tí, con la expectativa de no saber cuál será tu próximo movimiento.

El Galope

Esta posición sexual es un poco más atrevida, y se aleja de lo tradicional. Se trata de una postura de dominio y sumisión. Y se ha convertido en una de las más atractivas entre aquellas que exploran el Kamasutra lésbico.

Para empezar, una de las dos se pone en posición de perrita. Luego, su compañera la monta y empieza a masturbarla desde atrás. Mientras hace la masturbación, la que está encima frota su vagina contra los glúteos de la otra para mayor placer.

De Cuclillas.

Ideal para darle un toque picante a cualquier ocasión, esta posición sexual es perfecta para un”rapidito” en cualquier lugar, y funciona perfecto para aumentar las complicidad entre ambas.

Para comenzar una de las chicas se mantiene de pie, mientras que la otra se arrodilla de frente a ella y le da sexo oral. Esta postura abre la posibilidad de que la chica que está abajo se toque a sí misma, así como de tocar el cuerpo de la que está de pie, convirtiéndolo en una situación muy excitante.

De frente.

En esta posición, ambas chicas deben colocarse cara a cara, con las piernas entreabiertas. Aquí sin duda, es una excelente idea incorporar un vibrador sexual, ya que el ángulo de penetración es más profundo. 

Pueden besarse mientras se mueven suavemente con el juguete sexual (o algo más brusco, como prefieran).

Tijeras

Cerramos con una de las más conocidas y clásicas. Esta posición es más bien tranquila, sin mucho movimiento pero es tan buena que nunca pasa de moda.

En esta ocasión ambas chicas se acuestan boca arriba mirándose la una a la otra, con sus rodillas flexionadas y sus piernas abiertas. Ambas se ponen en posición semi-sentadas apoyadas en sus codos para enlazar sus piernas intercaladas y rozar ambos clítoris entre ellas. 

Ambas deberán coordinarse para hacer movimientos pélvicos y rozarse manteniendo el ritmo que más les guste.

En conclusión…

Vivir una sexualidad plena está al alcance de todos.

No importa en absoluto el género u orientación sexual, solo debemos disfrutar del sinfín de oportunidades que se nos abre en cuanto dejamos de lado todos los tabúes…

Es como quitarse una venda de los ojos y descubrir un nuevo mundo mucho más divertido.

 ¡Vive intensamente que la vida es una sola!

¡Te has incrito satisfactoriamente!